0

"Ven a pegarte conmigo"



“Ven a cenar conmigo busca al anfitrión perfecto con una mezcla de numerosos ingredientes: concursantes muy diferentes, un poco de decoración, una pizca de cotilleo y conocimientos de cocina”.

Esto es lo único políticamente correcto que aparecerá en este texto, aviso. Asi es como empezó la idea del programa de Antena 3 pero esto ha ido desvariando a pasos gigantescos. Ahora esto se ha convertido en un Remake de “Crónicas Marcianas”.

Hace ya semanas que no se buscan expertos en guisos ni cocinillas que sepan hacer postres suculentos ahora se buscan un pepito piscinas, una sola acomplejada, un golfo caradura, una maruja sin nada que hacer, y una chica pintada con brocha gorda con buenos escotes (¡para ir a la tele me pongo lo mejor que tengo!).

A todos estos, imáginaros, los metemos en una casa con cortinas horribles de flecos con funda de sofa de flores.



Esta historia, por supuesto esta narrada por una voz en off. Esto se merece una mención.

¡¡¡Que voz!!!!que utilización de la ironía, que uso de palabras fuera de su registro habitual para “exagerar la fuerza del programa” uff, que tonterias mas grandes puede decir este hombre por minuto… No se si esto lo escribe una persona o hay un equipo de redactores dejándose la piel por los guiones, tambien es verdad que nose que sería peor. Mirad, como haya mas de una persona ganandose el sueldo de esta manera, yo me apunto donde haga falta. Me imagino una sala llena de “graciosos”(veánse las comillas) comentando el programa y uno de ellos apuntando todo lo que se les va ocurriendo.

Este chico-hombre-humano sin gracia suelta todo lo que se le pasa por la cabeza.Véase el ejemplo

"mira cómo suda... esperemos que se cambie de camisa... no le llega el dinero para comprar cortinas... parece que va en bata... este no cabe en la cocina (porque está gordo)"

Aun con todo cada vez somos mas los que nos enganchamos a este programa lleno de aves carroñeras anónimas (actores anónimos, fijo) que por unos minutos en televisión hacen el papel de su vida.

Les auguro un buen futuro.


Me da miedo que alguien me diga “ven a cenar conmigo” porque tál vez este pensando “ven a pegarte conmigo”.