0

El programilla de Berto


Berto ya tiene programa; decía emocionado: “Ya soy presentador de televisión; colaborador, no, presentador”. Se tenía miedo, que conste, creía que iba a ser un www.buenafuentecopiabaratasingracianinguna.com, pero al final, no.


Inspira, respira.


El Programa está bien, merece la pena, aunque sea para quitarnos la resaca del domingo y olvidar lo último de "La Noria" (P-E-R-E-Z-A). Las autopromos de lo mejorcito en los últimos días, ni las de RTVE con gente que se junta y hace formas raras, muy raras… (No quiero pensar en las grabaciones. grupitos moviéndose para los lados y un hombre con un megáfono: ¡todos juntos! ¡Derechaaaa!) Ni las de la música de tarzan con Supervivientes (véase una culebrilla por ahí… ¡agg!). Conclusión: la niña de la promoción de “El programa de Berto” debería estar en nómina.


Berto, pues…. ha tenido buena escuela y se le ve sueltecillo, como si estuviese en el salón de su casa. Por dentro debería estar tan nervioso como el novio de Falete el día del secuestro que no fue secuestro y no estaba muerto no † , no y no estaba muerto no, no, y no estaba muerto no, no, estaba tomando cañas, lerelele ,….
El caso ahora es Berto, ese topolliyo moreno con gafas de última moda y un poco escuchimizado, con cara de hambre. Es el típico amigo que si entras en su “rollo” te ríes de cualquier cosa que le haya pasado. Es un tío gracioso, el programa un acierto para la sexta, esa cadena que apuesta por el humor. El antes colaborador y ahora presentador, Berto Romero se tira una hora entera hablando, en un plató que parecía más la pasarela de operación triunfo que otra cosa…estaba lleno de luces a lo discotequero y un público a los lados que cuando sonaban las risas sus bocas no se movían lo que quiere decir que eran carcajadas enlatadas: dícese de aquel sonido que tiene grabado un programa y lo ponen cada vez que un hombrecillo da a un botón, (realmente si te das cuenta todas suenan igual y hay una mujer que al final tiene una risa fuera de onda). El programa de Berto necesita que le demos un tiempo como la vida misma, ejem, ejem….

Para mas dudas consulte con su farmaceútico.